UNA INTRODUCCIÓN A LA METODOLOGÍA DE SISTEMAS

Germán Sergio Monroy Alvarado*

NOVIEMBRE, 1995

INTRODUCCION

La metodología de sistemas es uno de los conceptos que, con el enfoque de sistemas y la intertransdisciplina, forman los tres conjuntos que interactúan formando un sistema que integra los conceptos básicos fundamentales para el desarrollo del estudio y aplicación de sistemas. En el presente trabajo se explora la evolución histórica de Ia metodología de sistemas a través de las principales corrientes que se detectan. Se analizan sus características, así como sus tendencias de divergencia o convergencia y de síntesis que se presentan.

 

El énfasis metodológico se detecta desde los inicios del movimiento sistémico, pero quizás por falta de claridad de los conceptos y la supuesta mayor facilidad de comprensión y aplicación, las actividades académicas y profesionales enfocadas al desarrollo, aplicación y difusión de sistemas han dado diferentes énfasis, no sólo a alguno(s) de los tres conceptos básicos. En lo relativo a metodología, también se han dado diferentes énfasis a dos aspectos fundamentales, que por su propia naturaleza, deben considerarse inseparables y que ante la actividad específica de que se trate hay que cuestionar y buscar el balance más adecuado o el más apropiado, que debe darse a cada componente sin soslayar ninguno. Estos dos aspectos a que nos referimos son:

El método

Las técnicas y herramientas.

Esta falta de balance, en parte, ha propiciado un importante desarrollo de las técnicas y herramientas de sistemas, que si bien en su mayoría han contribuido a resolver problemas, también han contribuido a cometer el error de resolver el problema equivocado y generar más problemas, lo cual ha despertado la crítica y el señalamiento de las limitaciones de los conceptos sistémicos.

 

Esa falta de balance, la corrección de esos errores y el aprendizaje para evitarlos, sólo se logrará con el manejo apropiado de los tres conceptos básicos fundamentales de sistemas, en especial del conocimiento metodológico adecuando para su aplicación. Por eso, en este trabajo se comienza el conocimiento de la metodología por el camino de su evolución histórica a través de algunos de los principales autores cuyas obras tienen mayor relación con la metodología de sistemas.

 

METODOLOGÍA, MÉTODOS, TÉCNICAS Y HERRAMIENTAS.

El concepto básico fundamental de la metodología en sistemas es el relativo a la consideración del conocimiento, desarrollo, la aplicación, el estudio del método o métodos. La metodología se considera como parte de la filosofía, de la epistemología, de la filosofía de la ciencia y de la ciencia, que promueve la adopción de una actitud, el desarrollo de aptitud y un modo de proceder de indagación permanente, para utilizar y/o construir caminos, o sean métodos para contestar preguntas y resolver problemas.

 

A la Metodología también se integran las consideraciones aportadas por el diseño, considerando como los procesos de búsqueda creativa que genera tanto nuevos modos de percibir la realidad, como nuevos métodos para contestar preguntas y resolver problemas; generar nuevos conceptos, artefactos, objetos tangibles o intangibles; métodos que conscientemente promueven también el cambio de uno mismo y de nuestro contexto. El método, etimológicamente significa la vía, el camino (o dos) que guía más allá, más lejos (met, meta). Históricamente, la metodología desde los comienzos del movimiento sistémico, toma sus bases de la ciencia. Se reconoce que si bien la ciencia ha permitido alcanzar logros significativos en la generación de conocimientos y en la resolución de problemas, es necesario caracterizarla sistémicamente para mejorar sus aportaciones y vincularla con la filosofía y otras actividades.

 

Desde el punto de vista de la ciencia, el método, es el que le da su característica primordial, al definir el camino como el proceso controlado de indagar para alcanzar eficiente y eficazmente los objetivos deseados. Al definir el camino, el método proporciona las maneras de seleccionar y usar las técnicas y herramientas. Por esto, para comenzar a aclarar los términos, las herramientas serán los instrumentos utilizados en el indagar científico y las técnicas serán la manera de usar esos instrumentos para lograr un objetivo. Se puede decir, que el método nos da las pautas para alcanzar eficazmente los objetivos deseados y que las técnicas y las herramientas coadyuvan a su logro, de manera eficiente. La eficacia y la eficiencia debe tener el balance apropiado. La metodología nos permite obtener ese balance entre el método. las técnicas y las herramientas.

 

Sin embargo, en buen número de casos. las actividades académicas y profesionales relacionadas con sistemas, han dado mayor impulso a la aplicación, desarrollo y difusión, tanto a la construcción de modelos matemáticos, como al manejo de las técnicas y herramientas de sistemas, soslayando al método como un todo. Resulta entonces primordial impulsar el conocimiento, el desarrollo, la aplicación, el estudio del método: de la metodología. Sólo así se estará en posibilidades de buscar y encontrar el balance apropiado antes mencionado, y coadyuvar más eficiente y eficazmente a la resolución de los problemas cuya solución tanto apremia.

 

La metodología tiene como fin el mejoramiento permanente de los procedimientos y criterios usados en la conducción de la indagación requerida para contestar preguntas y/o resolver problemas.

 

PRIMER CAMINO HISTÓRICO DE LA METODOLOGÍA

La metodología de sistemas al estudiar lo que ha acontecido en el pasado, descubre que no puede hablarse de la existencia de un solo método de sistemas. Conforme el tiempo ha transcurrido desde fines de los años 30 y principios de los 40, en que se puede decir se comenzaron a gestar los conceptos de sistemas. se han mencionado y definido varios métodos.

 

L. von Bertalanffy, considerado como uno de los fundadores de la Teoría General de Sistemas y uno de los precursores del movimiento de sistemas, es quien al partir de la necesidad de ver al organismo viviente como un sistema organizado, se dio a la búsqueda de las leyes que regían su comportamiento, concibe así la idea de la Teoría General de Sistemas como una doctrina interdisciplinaria que elabora principios y modelos aplicables a sistemas en general y que determina las correspondencias o isomorfismos existentes entre sistemas de diferente naturaleza.

 

Estos esfuerzos abrieron la posibilidad de la unificación de las ciencias y más adelante llevaron a promover la investigación de sistemas generales, así como la ciencia y la filosofía de sistemas. Pero desde los comienzos de la Teoría General de Sistemas, buena parte de sus proponentes y promotores enfatizaron más las tareas de la construcción de modelos, en especial los matemáticos.

 

El enfoque matemático seguido en la Teoría General de Sistemas, se considera no como el único posible o el más general, sino que se complementa con enfoques modernos como teoría de la información, cibernética, teoría de juegos, decisiones, modelos estocásticos, investigación de operaciones, por mencionar algunos. Sin embargo el hecho de que las ecuaciones diferenciales cubren campos extensos en la física, la biología, la economía y las ciencias del comportamiento, las hace un acceso apropiado para el estudio de sistemas generalizados.

 

Bertalanffy delinea así un cambio de paradigma que si bien se apoya en la ciencia y sus métodos, define un nuevo modo de ver, sistémicamente, la ciencia y la realidad. Su consideración metodológica, en esas épocas asunto más bien borroso, explícita dos caminos posibles que llama métodos generales, los cuales pueden seguirse por separado o combinadamente:

 

I. Método empírico-intuitivo: que se mantiene cerca de la realidad y que fácilmente puede mostrarse y verificarse con ejemplos de campos individuales de la ciencia, pero al cual le falta la elegancia matemática y la fuerza deductiva, pareciendo ingenuo y no sistemático.

2. Método deductivo de teoría sistémica: que permite la formalización matemática de los conceptos, relaciones y transformaciones envueltas en un sistema.

 

Entre una de las primeras actividades que empezaron también a desarrollar y aplicar conceptos de sistemas, se encuentra la actividad que se le dio el nombre de Investigación de Operaciones. En esos comienzos, la definición de un método seguía siendo un asunto más bien borroso. En 1951 al publicar uno de los primeros libros de Investigación de Operaciones, P. M. Morse y G. E. Kimball enfatizan que para atacar problemas y encontrar soluciones definitivas hay que usar el procedimiento que consiste en:

Estudiar las operaciones pasadas para determinar los hechos.

Construir teorías para explicar los hechos.

Usar los hechos y las teorías para predecir las operaciones futuras.

Este procedimiento podría considerarse el método de sistemas definido por esos autores, siendo obvia su relación con el método científico. Sin embargo, Morse y Kimball mencionan al mismo tiempo la utilización de otros métodos y herramientas, como métodos estadísticos, la experimentación y métodos analíticos (teóricos).

 

No cabe duda que a pesar de que en esos años no existía una definición precisa del método, los grupos científicos y técnicos que utilizaron esos conceptos tuvieron éxito al colaborar significativamente en la victoria de los países aliados en la segunda guerra mundial. La investigación de Operaciones también tuvo éxito al aplicarse en la industria productora de bienes y servicios tanto privadas como públicas.

 

En 1954 y 1956 J.G. Mc Closkey y F .N. Trefethen editaron dos volúmenes en que presentaron una amplia variedad de problemas resueltos aplicando modelos, técnicas y herramientas de la investigación de operaciones en la administración de sistemas. La consideración metodológica estuvo ausente.

 

En 1957 se publicó la Introducción a la Investigación de Operaciones de C.W. Churchman y R.l. Ackoff que contiene uno de los primeros esfuerzos sistemáticos más relevantes sobre la metodología de sistemas. Churchman y Acko con su formación en filosofía de la ciencia, su posición filosófica pragmática y sus experiencias prácticas, reconocen la necesidad de definir explicita, sistemática y sistémicamente el método de la Investigación de Operaciones. Con sus bases filosóficas y concepto de ciencia, aprendidos de su maestro el filósofo Edward A. Singer Jr., se dieron a esa tarea.

 

Su mismo concepto de ciencia lo enfocan sistémicamente, estableciendo la necesidad de mantener la interacción de esa actividad con las otras actividades filosóficas del hombre. Su concepto de ciencia y de su método, son conceptos amplios y plenos de posibilidades. De estos conceptos derivan el método de la Investigación de Operaciones, considerando sus fases como componentes de un sistema para indagar y enfrentar los problemas de objetos de estudio ya existentes o a diseñar. Consideran esos mismos objetos como sistemas en los que interactúan hombres y máquinas. También plantean la necesidad de que ese proceso de indagación, se lleve a cabo por grupos interdisciplinarios.

 

Las fases del método de la Investigación de Operaciones establecidas como interactuantes por Churchman y Ackoff son:

Formulación del problema.

Construcción de un modelo.

Obtención de una solución.

Prueba del modelo y la solución.

Implantación y control de la solución.

En la fase de la construcción de un modelo Churchman y Ackoff explicitan la posibilidad de la utilización de diferentes tipos de modelos, no sólo los matemáticos. En el método que proponen, en sus fases interactuantes, se encuentra una consideración balanceada entre método, técnicas y herramientas en la búsqueda de una solución del problema considerando todo como sistema.

 

En 1957 H.H. Goode y R.E. Machol publicaron el primer libro sobre Ingeniería de Sistemas, otra actividad que, entre las primeras, también empezaron a desarrollar y aplicar conceptos de sistemas, pero aún cuando presentaban en él aspectos metodológicos le dieron mayor énfasis a la presentación de los modelos matemáticos, las técnicas y herramientas de sistemas. Su método, más orientado a la creación de sistemas tecnológicos de ingeniería lo describen compuesto de las fases:

Organización

Diseño Preliminar

Diseño Principal

Construcción de Prototipo

Prueba, Entrenamiento y Evaluación

Se puede considerar que fue A.D. Hall quien más adelante sistematizó y extendió de manera más comprensiva los aspectos del método para la Ingeniería de Sistemas. A. Kaufmann en 1959 comenzó a publicar su serie de libros sobre métodos y modelos de la investigación de operaciones. Enfatiza los conceptos de modelos, técnicas y herramientas matemáticas y computacionales, considerándolos a todos ellos como métodos.

 

Ch, D. Flagle, W.H, Hugging y R.H. Roy en 1960 publicaron su obra en que integran la Investigación de Operaciones y la Ingeniería de Sistemas, pero dicha integración únicamente se explicita en la coincidencia del uso de modelos matemáticos, técnicas y herramientas en sistemas, confundiendo también todos estos conceptos son metodologías y sin enfatizar un concepto integrador de metodología de sistemas. En su libro sobre método científico de 1962, Ackoff amplía la relevancia de su aportación metodológica; en él explícito, integral mente y por separado, cada una de esas fases! del método de la investigación de operaciones publicado antes con Churchman. Ackoff ! explicita de manera extensa, adapta y actualiza su obra metodológica sobre el diseño de la i investigación social de 1953.

 

En esta nueva obra Ackoff caracteriza con amplitud, la ciencia sistémica como el proceso de indagación para contestar preguntas, resolver problemas y desarrollar procedimientos más efectivos para hacerlo. Reconoce la existencia de varios modos de indagar y los relaciona al método científico, como proceso controlado, dirigido para alcanzar los fines deseados. Construye así un sistema en que interrelaciona los aspectos sociales y tecnológicos, herramientas, técnicas, método científico, métodos y metodología. Coloca también la ciencia en relación con otras actividades que considera indispensables para el desarrollo integral del hombre en su búsqueda por los ideales: Científico, Político-Económico, ético-Moral y Estético.

 

En 1962 A. D. Hall hace otro de los primeros esfuerzos relevantes sobre metodología de sistemas. Con su formación de ingeniería y experiencias prácticas, también reconoce la necesidad de la definición del método y de proporcionar, lo que denomina las bases filosóficas de la Ingeniería de Sistemas. En base a su experiencia Hall integra los conceptos de ciencia, tecnología y creatividad en su definición de las fases de su metodología de la Ingeniería de Sistemas, señalando la existencia de similitudes en las fases del método de la Investigación de Operaciones. Esas similitudes las explica en base a que ambas actividades son derivadas del método científico moderno. Aún cuando Hall señala que estas actividades difieren en los fines que persiguen, ya que considera que la investigación de Operaciones generalmente se preocupa de las operaciones de un sistema ya existente y que la Ingeniería de Sistemas de la creación, desarrollo y puesta en operación de nuevos sistemas; las similitudes entre ambas actividades son mayores y más importantes que las diferencias, ya que, no sólo en cuanto a método hay similitudes, sino a otras características como interdisciplinariedad, técnicas y herramientas usadas y considerar sus objetos de estudio como sistemas en que interactúan los aspectos sociales y tecnológicos.

 

Las fases del método de la Ingeniería de Sistemas establecidos por Hall son:

Estudio de Sistemas (planeación de programa).

Planeación exploratoria (planeación de proyecto I).

Definición del problema.

Selección de objetivos.

Síntesis de sistemas.

Análisis de sistemas.

Selección la mejor alternativa.

Comunicación de resultados.

Planeación de desarrollo (planeación de proyecto II).

Estudios durante el desarrollo (fase de acción).

Ingeniería (fase de acción II).

Componente importante de cada una de estas fases, como se explícita en la planeación exploratoria, es la adopción de un procedimiento para la resolución de problemas y Hall toma como base la posición filosófica pragmática de John Dewey y la adapta explicitándola como un sistema en que interactúan:

La definición del problema

El análisis y la síntesis

La toma de decisiones.

La planeación de la acción.

En 1965 W. Boumol publicó su obra remarcando primordialmente la relación entre la Investigación de Operaciones, el Análisis de Operaciones y la Teoría Económica, a través sólo de los modelos matemáticos, técnicas y herramientas en el estudio de esos fenómenos y en la toma de decisiones para resolver problemas sin hacer algún énfasis metodológico.

 

En 1965 H. Chestnut publica su libro sobre herramientas de la Ingeniería de Sistemas y en 1967, el mismo Chestnut y Van Court Hare publicaron sus libros en los que también, a pesar de uno de sus títulos, el énfasis fue mayor en los modelos matemáticos, en las técnicas y en las herramientas mostrándose además, la prioridad que se pone en esas últimas al publicarse primero el libro sobre herramientas. Chestnut en su método de Ingeniería de Sistemas da también más énfasis a la creación, ingeniar un sistema y operarlo; establece los elementos genéricos que orientan el proceso. Van Court Hare expone implícitamente su método para el Análisis de Sistemas compuesto de:

Definición del Sistema.

Análisis y Diagnóstico

Tratamiento del Sistema (Implantación y Mejoramiento)

S. Beer en 1966 sin mayor énfasis explícito en metodología, hace una aportación significativa al formalizar la interacción entre la Investigación de Operaciones, la Cibernética y la Administración a través de los conceptos de sistemas, complejidad, modelos, decisión, comunicación y control de manera integral, ampliando y consolidando las bases para el modelo general que en años subsiguientes construiría y propondría como el modelo de sistema viable.

 

En 1968, Ackoff junto con M. Sasieni publican una versión actualizada a la obra en que participó el primero en 1957. Ante la amplia difusión de publicaciones que si bien muestran la solución de gran variedad de problemas, en su mayoría se orientan al análisis de modelos matemáticos, técnicas y herramientas, en esta nueva obra Ackoff insiste en promover el conocimiento metodológico para tener el balance apropiado. También en esta obra Ackoff comienza a explorar las frontesas de la Investigación de Operaciones, proponiéndose ampliarlas para resolver no sólo problemas tácticos, sino poder enfrentar también problemas estratégicos, es decir, enfrentar no sólo problemas en sistemas, sino también poder enfrentar sistemas de problemas, a través de la planeación.

 

En 1969 G.M. Jenkins presentó otro de los esfuerzos significativos en la definición del método de la Ingeniería de Sistemas. Su trabajo, aún cuando corto en extensión presenta de manera destacada su definición del método. Las fases del método de Jenkins son:

Análisis de Sistemas: Formulación del problema. Organización del proyecto. definición del sistema, Definición del sistema más amplio. Objetivo del sistema más amplio, Objetivos del sistema, Definición del criterio económico global, Recolección de información de datos.

Diseño de sistemas (síntesis): Predicción. Construcción de modelo y simulación. Optimización, Control, Confiabilidad.

Implantación: Documentación y aprobación, construcción.

Operación: Operación inicial. Vista retrospectiva, Mejoramiento de operación.

En 1971 R. de Neufville y J.H. Stafford enfatizando primordialmente la modelación matemática; así como las técnicas y herramientas. abordan lo que denominan el análisis de sistemas para la resolución de problemas y la toma de decisiones en los sistemas relacionados con la ingeniería y la administración. Neufville y Stafford consideran el análisis de sistemas como un conjunto coordinado de procedimientos para diseñar y administrar, congruente con el método científico, en el que las hipótesis del comportamiento de la realidad son los modelos que formulan una teoría. El método que proponen lo denominan un procedimiento básico analítico compuesto de los cinco pasos:

Definición de Objetivos

Formulación de Medidas de Efectividad

Generación de Alternativas

Evaluación de Alternativas

Selección

Los métodos de sistemas antes descritos, a pesar de contener rasgos que los hacen similares, representan una muestra de la variedad de métodos que pueden definirse. Ante ésta situación Churchman publicó en 1971 su libro Diseño de Sistemas de Indagación retornando y actualizando su trabajo con Ackoff de 1950 en que presentan su análisis de la filosofía y la naturaleza del método científico. Churchman insiste en la importancia de la metodología de sistemas y de su relación con los procesos de indagar, vistos éstos como sistemas, y de éstos con la filosofía. Se reconoce que la filosofía, además de definirse de manera general, como el amor por el conocimiento, por la sabiduría. su definición involucra primordialmente un modo de ver el Mundo, de ver la realidad, como sistemas en que se relacionan los aspectos naturales, sociales y tecnológicos. y como interactuar con ellos para obtener conocimiento, contestar preguntas y/o para transformarlos, resolver problemas.

 

Churchman reconoce que metodológicamente han existido diferentes posiciones o corrientes filosóficas y presenta las cinco que considera primordiales como sistemas filosóficos. Para cada una de ellas describe su modo de interactuar con la realidad, es decir, lo que cada una de ellas toma como punto de partida, como insumos de los que parte para iniciar sproceso de indagación y el cómo cada una llega a contestar preguntas o resolver problemas, presenta entonces, las descripciones de sus procesos de indagación.

 

Las cinco corrientes que presenta Churchman son: el racionalismo, el empirismo, el criticismo, la dialéctica y el pragmatismo experimental de Singer. Churchman considera que esa última corriente filosófica sintetiza las cuatro primeras, resultando por tanto, la posición mas comprensiva y plena de posibilidades, pero no niega la posibilidad de que existan situaciones en que alguna de las otras corrientes sea la más apropiada para aplicarse. Ante una situación determinada, en que se necesita o desea contestar una pregunta o resolver un problema, el conocimiento metodológico ayudará a seleccionar que sistema filosófico es el más apropiado usar. Ese conocimiento metodológico y la actitud inquisitiva permanente ayudarán a contestar la s preguntas y resolver los problemas de manera más eficaz.

 

SISTEMAS DUROS Y SUAVES

A pesar de la existencia de los esfuerzos metodológicos antes mencionados, como se ha dicho, las actividades profesionales y académicas de sistemas, en la mayoría de los casos, han mantenido su énfasis en los modelos matemáticos, las técnicas y las herramientas destacando en su desarrollo y aplicación las relativas a la optimización, la probabilidad, la estadística y la computación. Con esto se ha producido la apariencia de que sistemas es equivalente o parte de las matemáticas o de las matemáticas aplicadas.

 

Sin el suficiente énfasis metodológico también se ha producido la apariencia de que las actividades de sistemas se basan en conceptos de ciencia convencional: reduccionista, analítica y mecanicista. Sin embargo, las actividades de sistemas se basan en una nueva ciencia sistémica: expansionista, sintética y teleológica. Con una base de ciencia convencional, no sorprende que se haya considerado que sistemas se ve limitado para afrontar problemas en determinado tipo de contextos, ya que al observar la contribución que se había logrado en la resolución de problemas de sistemas, en organizaciones productoras de bienes y servicios, las actividades de sistemas han incursionado a tratar de coadyuvar en la resolución de problemas sociales, encontrándose con dificultades que desencadenaron la crítica de las posibilidades de su aplicación.

 

En la búsqueda metodológica de encontrar las razones de las limitaciones de la aplicabilidad de sistemas, para superarlas, se ha identificado que los objetos de estudio, pueden clasificarse como sistemas duros y suaves. Los sistemas duros se identifican como aquellos en que interactúan hombres y máquinas. En los que se les da mayor importancia a la parte tecnológica en contraste con la parte social. La componente social de estos sistemas se considera como si la actuación o comportamiento del individuo o del grupo social sólo fuera generador de estadísticas. Es decir, el comportamiento humano se considera tomando sólo su descripción estadística y no su explicación. En los sistemas duros se cree y actúa como si los problemas consistieran sólo en escoger el mejor medio, el óptimo, para reducir la diferencia entre un estado que se desea alcanzar y el estado actual de la situación. Esta diferencia define la necesidad a satisfacer el objetivo, eliminándola o reduciéndola, Se cree que ese fin es claro y fácilmente definible y que los problemas tienen una estructura fácilmente identificable.

Los sistemas suaves se identifican como aquellos en que se les da mayor importancia a la parte social. La componente social de estos sistemas se considera la primordial. El comportamiento del individuo o del grupo social se toma como un sistema teleológico, con fines, con voluntad, un sistema pleno de propósitos, capaz de desplegar comportamientos, actitudes y aptitudes múltiples. Al comportamiento no sólo hay que describirlo sino hay que explicarlo para conocerlo y darle su propia dimensión. Un sistema suave es un sistema con propósitos, que no sólo es capaz de escoger medios para alcanzar determinados fines, sino que también es capaz de seleccionar y cambiar sus fines. En estos sistemas se dificulta la determinación clara y precisa de los fines en contraste a los sistemas duros. Los problemas en los sistemas suaves no tienen estructura fácilmente identificable.

 

Resulta obvio que con el énfasis en los modelos matemáticos, las técnicas y las herramientas de sistemas sin o con muy poca consideración metodológica, la mayoría de los problemas de los sistemas duros se pueden atacar y resolver pero ¿se estará actuando correctamente desde el punto de vista ético al considerar al hombre y al grupo social sólo como máquinas generadoras de datos estadísticos y no darles su propia dimensión?

 

Algunos autores consideran que varios de los métodos de sistemas, como los que hasta ahora se han presentado, son los que se han usado para los sistemas duros y han planteado la necesidad de desarrollar métodos apropiados para los sistemas suaves. Sin embargo, aquí se ha argumentado y la revisión de la literatura también lo demuestra, que la utilización de modelos matemáticos, las técnicas y de las herramientas de sistemas han sido más preponderante, De ese énfasis se derivan los éxitos de las aplicaciones en los sistemas í duros y sus dificultades en los sistemas suaves por su limitada consideración metodológica. Los éxitos observados podrán acrecentarse obteniendo soluciones más eficaces con el énfasis apropiado de la metodología.

 

Quizás pudiese ser cierto que alguno de los métodos hasta ahora vistos, tuvieran limitaciones para aplicarse a los sistemas suaves, pero las bases, posiciones y proposiciones metodológicas planteadas por algunos autores como Churchman y Ackoff, de mantener una actitud de indagación amplia y permanente, permite el progreso que coadyuva a resolver los problemas en sistemas duros y suaves más eficaz y eficiente. Manteniendo esa actitud, como ya se mencionó, Ackoff comenzó en 1968 a cuestionar la existencia sólo de problemas en la realidad. En la realidad lo que existe, a 10 que nos enfrentamos, es a una situación confusas, borrosas, inciertas, obscuras, no estructuradas, que nos producen inquietud o perturban; nos enfrentamos a un "embrollo". Una de esas situaciones podríamos percibirla y estructurarla como un problema en un sistema; sin embargo, considerando la visión expansionista, a lo que nos enfrentamos es a un sistema de problemas, a una "problemática", a una situación no estructurada.

 

Para enfrentarnos a esa problemática, el conocimiento y aplicación del método para resolver problemas en sistemas pueden ser necesario, pero no suficiente. Se presenta sí la necesidad de contar con un método para enfrentarnos a sistemas de problemas. Así, desde 1968 Ackoff comenzó a presentar las características y método de planeación para satisfacer esa necesidad encontrada y contribuir más al desarrollo metodológico de sistemas. Churchman impulsando también esa actitud de indagación amplia y permanente, en 1979 publica su libro sobre el enfoque de sistemas y sus enemigos en el que, con su base filosófica y metodológica, explica algunos caminos para capturar la riqueza del enfoque de sistemas. Para entender una idea "rica" que involucra muchas connotaciones, para atrapar su significado, hay que seguir muchos caminos.

 

Churchman en esa obra explora los caminos de ( 1 ) su historia o tradición, (2) su estructura lógica, (3) su ética o teoría del valor (4) su potencial, (5) sus enemigos, y (6) su futuro. Sobre todo, enfoca su exploración a la crítica interna y externa al enfoque para identificar enemigos y aprender de ellos. Solo con una posición así, es que el progreso y desarrollo puede lograrse. Hasta aquí hemos seguido un camino en el análisis de la historia de la evolución de la metodología de sistemas hasta llegar al planteamiento de la necesidad de desarrollar más métodos para problemas en sistemas suaves. Analicemos otro camino que evolucionó en forma paralela al anterior y que en el momento de insistir en la necesidad de manejar conjuntamente los sistemas duros y suaves, conversión más adelante con el anterior y abrió nuevas perspectivas.

 

SEGUNDO CAMINO HISTÓRICO DE LA METODOLOGÍA

Desde los años 40 un grupo de sociólogos del Instituto Tavistock de Londres de Relaciones Humanas, ante la necesidad y con los deseos de colaborar en la reestructuración y mejoramiento de la producción industrial, devastada por la segunda guerra mundial, inspirados y animados por el psicólogo social Kurt Lewin, empeñaron sus esfuerzos en hacerlo, interviniendo en las organizaciones, aplicando el proceso de investigación-acción desarrollado por Lewin, en base a su teoría del campo para explicar el fenómeno psico-social del cambio. El método de investigación-acción fue desarrollado y aplicado para estudiar fenómenos sociales. El Institute Tavistock lo adoptó como el camino para enfrentar problemas en organizaciones vistas como sistemas. La investigación-acción combina el esfuerzo de la generación de teoría del fenómeno y el esfuerzo de producir cambios en los sistemas sociales a través del proceso de actuar, interactuar en el sistema.

 

La investigación-acción toma como principios los proverbios:

Si quieres conocer algo trata de cambiarlo.

No hay algo tan práctico como una buena teoría.

La investigación-acción reconoce que un aspecto fundamental en el éxito de la intervención en un sistema, depende de la relación que se establezca entre quien desea ayudar a resolver el problema, el investigador como agente de cambio y el grupo social del sistema, el cliente. La investigación-acción pone especial cuidado en esa relación para no producir situaciones de dependencia del cliente respecto al investigador, sino más bien producir un incremento en las capacidades del sistema social para aprender a resolver los problemas, independientemente del agente de cambio.

 

Las fases de la investigación-acción son:

Ganar acceso al sistema.

Identificar los problemas con los miembros del sistema.

Recolección de datos y diagnóstico preliminar.

Retroalimentación del diagnóstico preliminar a los miembros.

Diagnóstico conjunto del problema.

Tomar acción acordada por los miembros.

Evaluar resultados.

A través de estas fases de manera cíclica se diagnostica identificando o definiendo un problema, se planea la acción considerando cursos de acción alternativos para resolverlo, se toma la acción seleccionando un curso de acción e implantándolo, se evalúa estudiando las consecuencias de la acción y se especifica el aprendizaje obtenido identificando los hallazgos principales. El método de la investigación-acción marca el camino para buscar y aplicar la dinámica grupal más apropiada que lleve a la resolución del problema y al mejoramiento de las capacidades del sistema social, para repetir el proceso permanentemente, cuando sea necesario.

 

Los investigadores del Instituto Tavistock a través de una extensa aplicación de la investigación-acción desarrollaron conceptos de sistemas que fueron una de las bases para el inicio de la encrucijada, el cruce, de los dos caminos históricamente casi paralelos. Esta encrucijada y sus perspectivas serán descritas más adelante. Los métodos de sistemas presentados en secciones anteriores, además de que la mayoría tienen sus bases filosóficas y científicas bien cimentadas, son también resultado de extensas experiencias de invención con problemas en sistemas, por lo que se podría decir que se basan en investigación orientada a la acción en esos sistemas; sin embargo, por las características propias de esas intervenciones y las del método de investigación-acción, no se puede decir que esos métodos estén relacionados estrechamente.

 

Desde 1972 P.B. Checkland comenzó a señalar la necesidad de desarrollar métodos apropiados para los sistemas suaves ya empeñar su esfuerzo en definir uno, explícito que para ello se basó en la investigación acción entre otros conceptos. Los resultados de su esfuerzo los sintetiza y concretiza en su libro de 1981 en el que describe su metodología de sistemas suaves, cuyas fases son:

Partir de una situación no estructurada con fronteras inciertas.

Analizar la situación para comenzar a estructurarla sin comprometerse en soluciones.

Seleccionar el Sistema relevante y elaborar su "definición raíz", básica.

Construir modelos conceptuales del sistema relevante que satisfaga la "definición raíz", modelo de lo que debería ser, en términos sistémicos.

Comparar el producto de 4 con 2 como elementos para debatir posibles cambios con los actores.

Definir los cambios acordados por loa actores como deseables y factibles, a través de un debate.

Implantar la acción acordada para mejorar la situación.

Checkland considera que de estas fases algunas se llevan a cabo en el mundo real (1 ,2, 5 y 6) y otras en el mundo del pensamiento sistémico (3 y 4). En la fase 4 se utilizan conceptos sistémicos formales y se consideran otras formas de pensar sistémicas. Checkland trata con su metodología de establecer la diferencia e interrelación entre el pensamiento sistémico, la realidad y la práctica.

 

Reconociendo la importancia de la relación entre filosofía y método, Checkland elaboró todas las bases necesarias para su método. Determinó que su metodología satisfacía las características que Churchman atribuye a los aspectos de indagación del pragmatismo experimental. Definió también que su método se relaciona con los trabajos sobre sistemas apreciativos con los que Sir Geoffrey Vickers desarrolló su teoría para describir y explicar los procesos que caracterizan los sistmemas sociales, inconforme en considerar al individuo y los grupos sociales como simples entes que buscan sólo alcanzar metas, actuando como máquinas. Los trabajos de Vickers han sido fundamentales para impulsar la consideración del hombre y el grupo social, como sistemas plenos de propósitos, para considerar toda la riqueza humana en sistemas.

 

Las relevantes aportaciones de Vickers al conocimiento de los sistemas suaves cobran mayor dimensión con el tiempo y se integraron a su obra en que insiste que los sistemas humanos son diferentes, publicada después de su muerte.

 

 

EL CRUCE DE CAMINOS METODOLÓGICOS

El cruce de los dos caminos históricos analizados, se inicia al reconocer que resulta difícil clasificar un sistema en duro o suave. Ante esta dificultad, se insiste en la interrelación entre los aspectos sociales y tecnológicos; se impulsa el percibir, el identificar y el estructurar los sistemas como sistemas socio-técnicos, buscando el balance apropiado tanto de los aspectos sociales, como de los tecnológicos.; se impulsa el percibir, el identificar y el estructurar los sistemas como sistemas socio-técnicos, buscando el balance apropiado tanto de los aspectos sociales, como de los tecnológicos.

 

desarrollaron de acuerdo a un programa que cubre; el desarrollo de conceptos, los métodos para el estudio analítico de las relaciones tecnología y formas organizacionales en diferentes contextos. la búsqueda de criterios para obtener el mejor acoplamiento entre los componentes social y tecnológico, la investigación-acción para mejorar ese acoplamiento y los modos de medir y evaluar resultados a través de estudios comparativos y longitudinales. Trist y Emery empeñaron sus esfuerzos tanto a nivel micro de unidades productoras de bienes o servicios simples. hasta el nivel macro de sistemas en comunidades y sectores industriales e instituciones que operan a nivel social amplio. Trist y Emery, al igual que Churchman y Ackoff, empeñan sus esfuerzos metodológicos. reconociendo que no es posible continuar dando:

 

a) Sólo preponderancia a la componente tecnológica y obteniendo soluciones óptimas únicamente para ella, manipulando todas las componentes de los sistemas como objetos no-humanos, basándose en la mayoría de los casos en reglas de racionalidad meramente económicas, que no consideran además la dinámica de los contextos que hacen rápidamente obsoletas las soluciones óptimas; se falla así. en reconocer en el factor humano toda su dimensión.

b) sólo preponderancia a la componente social basándose sólo en teorías no comprobadas experimentalmente, manipulándola en sus aspectos psicosociales para que se acople a la tecnología.

 

Trist y Emery remarcaron la necesidad de buscar la "optimización conjunta" de los social y lo técnico, desarrollar y usar conceptos, métodos, técnicas y herramientas que conjuguen los aspectos cualitativos y cuantitativos, lo objetivo y lo subjetivo. que consideren a las componentes humanas del sistema y del contexto como sistemas plenos del propósito interactuando con la tecnología.

 

De su análisis de los diferentes tipos de contexto derivan la necesidad de promover su concepto de ecología social con el que exploran las relaciones de los sistemas con sus suprasistemas. El concepto de control que se ha utilizado en los sistemas, ha sido el basado en la retroalimentación negativa, con la que se atenúan o corrigen desviaciones observadas respecto a los resultados esperados; no se ha considerado que la retroalimentación positiva, con la que se estimula una desviación observada, puede representar oportunidades que podemos aprovechar. El enfoque socio-técnico busca el balance adecuado de la retroalimentación negativa y positiva en los sistemas, tomándolos como abiertos, interactuando estrechamente con sus contextos.

 

El enfoque de sistema socio-técnico abre amplias perspectivas metodológicas para la resolución eficaz y eficiente de los problemas. Al basarse en la investigación-acción no explícita un método en si, no mas allá del proceso que define la propia investigación-acción. Se reconoce así que el que no exista un sólo método, no es un problema; que es más importante la actitud de indagación, reflexión y desarrollar capacidades de aprendizaje y adaptación en el propio sistema. El enfoque de sistemas socio-técnico más bien explicita "un tema" para motivar el desarrollo de esas actitudes y aptitudes; un tema para el desarrollo de nuevos conceptos, métodos, técnicas y herramientas. Un tema que coadyuva en la formulación y adopción de un nuevo paradigma de sistemas. Un paradigma que además de contemplar el balance apropiado de los métodos, técnicas y herramientas de sistemas y de los aspectos sociales y técnicos permita hacer frente a los cambios rápidos y complejos del presente y del futuro.

 

El enfoque socio-técnico sintetiza en los sistemas sus aspectos que lo hacen únicos y trata de generalizar el conocimiento, la educación, el aprendizaje. La Intervención en un sistema socio-técnico no se maneja como una relación externa -experto-cliente", el Investigador desempeña el papel de un facilitador del cambio que al mismo tiempo que promueve el aprendizaje y la adaptación dentro del propio sistema y de su contexto, busca aprender él mismo. Se enfatiza así un proceso de aprendizaje mutuo, para lograr soluciones más eficaces y eficientes en lo particular y en lo general al enfrentar otras situaciones.

 

El proceso de aprendizaje que se promueve no se limita al de prueba y error, a corregir los errores y no repetirlos de nuevo, se busca el aprendizaje a través de la acción y el aprender a aprender. Considerando el principio de requisito de variedad de cibernética, para dar capacidades de control a los sistemas, el enfoque socio-técnico considera que dar redundancia, al sistema a través del número de sus elementos, teniendo la posibilidad de desechar aquellos que no funcionan, por un lado, produce limitación en la posibilidad del mejoramiento y desarrollo de los elementos, y por otro lado, al desechar los inoperantes, contamina el ambiente ecosocial. Por esto se busca dar redundancia a los sistemas reconociendo o desarrollando la capacidad multi-funcional de sus elementos; así la redundancia funcional da a los elementos humanos su propia dimensión primordial como elementos plenos de propósito.

 

El estudio de sistemas socio-técnicos considerados como campos, dominios y redes, donde los procesos son fluidos y sin límites claros, fue iniciando, previéndose como un modo organizacional para entender diferentes fenómenos sociales. El enfoque socio-técnico toma las características de un holograma, en el que el todo esta representado en todas las partes y que cualquier parte puede representar el todo. Estas características se consideran íntimamente relacionadas con el concepto de sistemas, se propone desarrollar características holográficas en los sistemas para que las funciones necesarias para el todo, estén también en las partes.

 

El aprender a aprender, la redundancia en funciones de los elementos del sistema y las características hoIográficas permiten tener la flexibilIdad de adaptación para responder a la dinámica del acelerado y complejo cambio social y tecnológico de nuestra época. El enfoque socio-técnico promueve enriquecer el modo de percibir y apreciar la realidad, hacerlo no solo a través de los sentidos sino a través de la intuición; no solo con el pensamiento sino con los sentimientos.

 

Al ampliarse las perspectivas metodológicas no sólo se abren posibilidades de ejercitar la creatividad a este respecto, se abren también posibilidades de la creatividad en lo social y en lo tecnológico de manera conjunta. Se considera que si bien la creatividad puede ser una capacidad innata para algunas personas, también puede aprenderse a ser creativo. A través del enfoque socio-técnico se ha procedido a estudiar el modo de actuar de profesionales en la resolución de problemas, para poder incorporar de manera explícita, en la formación de nuevos profesionales, su experiencia, sabiduría y arte que utiliza en la vida práctica.

 

Las aportaciones de Trist y Emery con los sistemas socio-técnicos son tan relevantes y amplias, que como ya se mencionó, se pueden considerar que con ellas se formula un nuevo paradigma de sistemas. Sin embargo, ante la falta de conocimiento de estos esfuerzos metodológicos desarrollados con este enfoque, en algunas ocasiones se le califican de ser cualitativos o informales; por esto y por la tendencia del tipo de formación que reciben algunas profesiones, preponderantemente cuantitativas o formales, no se les da la importancia que este trabajo trata de subrayar.

 

MAS AVANCES METODOLÓGICOS

Los conceptos de planeación que Ackoff comenzó a difundir desde 1968 se ampliaron y explicitaron metodológicamente en su concepto de planeación de la empresa de 1970. Desde entonces Ackoff también comenzó a proponer y difundir el concepto de las Ciencias de los Sistemas Sociales, renovando, enriqueciendo y abriendo fronteras conceptuales y metodológicas para enfrentar los problemas presentes y futuros de nuestra sociedad, en estos esfuerzos integro también los conceptos de sistemas socio-técnicos junto con su amplia formación y experiencia metodológica. En estos esfuerzos, Ackoff añade sus aportaciones singulares con su propuesta de una nueva formalización (no matemática) sobre los conceptos sistémicos, que presenta en su obra sobre sistemas con propósito Así como su caracterización de la era de los sistemas 41 con la que propone un renovado modo de ver e interactuar con el mundo, la realidad, las organizaciones y la planeación. Entre los conceptos que destacan en estas aportaciones están los de adaptación y aprendizaje, así como el de desarrollo, diferenciándolo de crecimiento y expresándolo como un concepto fuertemente relacionado a la calidad de vida.

 

En este camino, en 1974 Ackoff enriqueció su concepto de planeación estratégica analizando las posibilidades de diferentes filosofías, actitudes y tipologías de planeación, hasta llegar a proponer e impulsar lo que llamó la planeación interactiva para enfrentar sistemas de problemas. Su propuesta metodológica para enfrentar esas situaciones problemáticas parte de los principios de:

participación

proceso continuo y

del hoIismo

y su método contempla las fases interactuales de:

1. Formulación del Sistema de Problemas

2. Planeación de Fines

3. Planeación de Medios

4. Planeación de Recursos

5. Diseño de la Implantación y el Control.

En 1989, A. D. Hall expande, adapta y actualiza su metodología de la Ingeniería de Sistemas en su metodología de metasistemas. Su metodología la refiere como el estudio de la planeación, la acción y el comportamiento humano para la conceptualización, la planeación, el diseño, la producción, el uso y desechar sistemas, sin considerar de que disciplina se trate. Su metodología de sistemas la define como un proceso multiparadigmático, creativo, eficiente, multi-fases, multi-niveles, para encontrar definir y resolver problemas complejos. Hall señala que el proceso que propone tiene su aplicabilidad en el método científico, la ciencia de la acción, la investigación de políticas, la ingeniería de sistemas, la investigación de operaciones, las ciencias de la administración, la cibernética, en el análisis de impacto ambiental, las leyes, la contabilidad, la historia y en general en las ciencias aplicadas. Define así sus metasistemas. La estructura y forma (morfología) de su metodología la rebela en sólo 4 dimensiones fundamentales:

Tiempo

lógica

conocimiento o contenido

cultura-política-comportamiento.

En 1991 J.P. van Gigch adapta y actualiza su Teoría General de Sistemas Aplicada presentádola como la modelación y meta-modelación en el diseño de sistemas, haciendo claro su énfasis y los modelos matemáticos, técnicas y herramientas de sistemas, pero expandiendo sus conceptos a metasistemas y metamodelos quedando soslayados nuevamente los aspectos metodológicos de sistemas.

 

A fines de los años 70 y comienzo de los 80 empezó a gestarse lo que se ha identificado como el movimiento crítico y pensamiento sistémico. En este movimiento se destacan. en otros autores, por sus aportaciones: R. L., Flood, M. C. Jackson y W. Ulrich .La preocupación de estos autores ha sido contribuir a la evolución y desarrollo de sistemas a través de explorar sistemas de metodologías y el diseño de sistemas para resolver sistemas de problemas. A la critica antes mencionada de los sistemas duros ahora se agregan sistemática mente la crítica al énfasis en su esquema de medios y fines optimizantes pues conociendo frecuentemente las consecuencias sociales, el cambio social, la dificultad de definir problemas no estructurales y de modelar pluralidad, suponiendo que los "hechos" sociales son objetivos y enfatizando la medición cuantitativa.

 

Surgió también la crítica a los esfuerzos para enfrentar sistemas suaves, primordialmente al propuesto por Checkland en su metodología de los sistemas suaves, entre otros. si bien ellos contribuían a enfrentar sistemas de problemas, con una orientación a procesos, se les critica ahora por su orientación fenomenológica, no cuantitativa, interesada con mejoramiento, basada en una teoría social interpretativa preocupada por entender las reglas sociales para gobernar la realidad social. Estos esfuerzos también se criticaron por su debilidad de consecuencias no anticipadas, su falta de credibilidad tratando de manejar poder y conflicto, su falta de claridad de una teoría del cambio organizacional, así como su falta de capacidad del manejo de la relación entre racionalidad y legitimidad.

Si bien se consideró también que los esfuerzos de metodología en sistemas suaves no habían sido críticos ellos mismos, el surgimiento de las críticas antes mencionadas, surgidas en parte, de entre sus seguidores, demuestra lo contrario, Jackson se había formado y colaborado por Checkland. A estas críticas se agregó también el debate sobre modernismo y postmodernismo.

 

En 1983 W. Ulrich publica su promesa como heurística crítica de sistemas para la planeación social en que integra, en base a su formación y experiencia al lado Churchman, su enfoque de desarrollo de una filosofía práctica. Refuerza así la posición de Churchman que puede parafeasearse como: no hay nada más práctico que una buena filosofía.

 

Su crítica se amplía al reconocer que los sistemas duros y suaves están dominados por la metáfora mecanicista y organicista; las ideas de sistemas sólo son usadas como instrumentos de racionalidad ("que" debe hacerse) es necesario ser crítico para reflejar las suposiciones a considerar en la búsqueda de conocimiento y de la acción racional, las ideas de sistemas se refieren a la totalidad de las condiciones relevantes en la que dependen los juicios teóricos o prácticos, la heurística es el proceso para descubrir cualquier falsa apreciación y ayudar a planeadores ya otros actores a descubrir cualquier falsa apreciación y ayudar a planeadores ya otros a descubrir problemas y dificultades a través de reflexión crítica.

 

Para conducir esa reflexión crítica desde el punto de partida Kantiano de la polémica, Ulrich propone la consideración de 12 cuestionamientos límites en que partiendo del "debe ser", premisa normativa, se fluye al diseño concreto del sistema:

Quién es (debe ser) el cliente del sistema diseñado?

Cuál es (debe ser) el propósito del sistema diseñado?

Cuál es (debe ser) la medida del éxito?

Quién es (debe ser) el decisor?

Qué condiciones de planeación e implantación son (deben ser) controladas por el decisor?

Cuáles son (deben ser) las condiciones ambientales no controladas por el decisor?

Quién es (debe ser) involucrado como planeador?

Quién es (debe ser) involucrado como experto y cuál es la forma de su experiencia)

Dónde busca (debe buscar) el involucrado garantía del éxito en la planeación

Quién entre los involucrados representa (debe representar) los intereses de los afectados?

Tienen (deben tener) los afectados la oportunidad de emanciparse ellos mismos de los expertos?

Qué visión del mundo remarca (debe remarcar) el diseño del sistema? ,

Ulrich, w., Critical Heuristics o( Social Planing-A New Approach to Practical Philosophy, Paul Houpt, Bern Press, N.Y.,1989.

 

FIood y Jackson desde principios de los 80 alentaron su ataque a construir las bases sólidas de conocimiento teórico del pensamiento sistémico crítico, caracterizándolas por:

Buscar demostrar conciencia crítica examinando suposiciones y valores asociados con el sistema actual o el diseño propuesto.

Buscar y desplegar conciencia social reconociendo que presiones sociales llevan a preferencias para el uso de metodologías especiales.

Enfocarse a la emancipación humana, buscando alcanzar oportunidad para el potencial del individuo y autodesarrollo.

Comprometido con la complementariedad, con desarrollo informado de todas las posiciones del pensamiento sistémico a nivel teórico, viendo los diferentes enfoques como fortalezas y no como debilidades.

Comprometido con la complementariedad, con el uso informado de metodologías de sistemas, sintiendo la necesidad de una meta metodología que respete todas las características transformando pensamiento en acción.

Así, en 1991 Flood y Jackson presentan su propuesta como un nuevo modo para planear, diseñar y evaluar en su Intervención Total en Sistemas, cuyas bases filosóficas principales son:

 

a) La complementariedad

b) La conciencia social

c) La emancipación humana

 

Basándose en los principios de: multi-modelos, metáforas, multi-metodologías, coclicidad sistémica, participación de facilitador y actores. Su meta-metodología consiste en la interacción de las fases:

Creatividad

Selección

Implantación

Además de sus propuestas, estos últimos autores, conjuntamente con otros, plantean explorar en el futuro diversos caminos metodológicos que amplíen los prospectos sistémicos para su desarrollo. Entre estos caminos proponen el concepto de Liberalidad en Teoría de Sistemas en que se posibilita la "Liberalidad en Teoría" de Sistemas o la Liberalidad en "Teoría de Sistemas" o cualquier otra combinación.

 

Referencia

BERTALANFFY L. VON General Systems Theorv, George Braziller. N.Y. 1968

LASZLO, E. Introduction to System PhiIosophy -Toward a New Paradigm of Contemporary Thought, Gordon and Breach, N.Y., 1972

MORSE, P.M. and G.E. Kimball, Methods Operations Research, MIT Press, Cambridge, 1951

Mc CLOSKEY, J.G. and F.N. Trefethen, et al (eds), Operations Research for Management. Jhon Hopkins Press, Vol. II 1956.

CHURCHMAN, C,W., R. L. Ackoff, et al, Inlroduction to Operations Research, Willey, N,Y., 1957.

GOODE, H. H. and R.E. Machol, Systems Engineering, Mc Graw Hill, N.Y., 1957.

KAUFMANN, A., Méthodes et Modeles de la Recherche Opérationnelle. Dunod, Paris, 1959.

FLAGLE, Ch. D. W. H. Hugging and P.H, Roy, Operations Research and System Engineering John Hopkins Press, Baltlmore, 1960

ACKOFF, R: L., et al, Scientific Method- Optimizing Applied Research Decisions, Willey, N.Y.1962.